“Despacito” es de Enrique Iglesias

Despacito

Seguro que si alguien hace esta afirmación pensaremos que o no está muy al día del panorama musical o ha vivido en otro planeta en los últimos meses.

Es inevitable que asociemos palabras y frases a personas o marcas.

Sucede en todos los ámbitos: en el de la música, como es el caso de Luis Fonsi y su “Despacito”, en el de la literatura, en el que podríamos citar numerosos casos como Ortega y Gasset y “circunstancias” o García Márquez y “Macondo” y, como no, en el de la publicidad, como es el caso de Nike y su “Just do it”.

Dentro del ámbito del marketing digital estas asociaciones pueden ser muy provechosas. Tanto que nos hace pensar en lo maravilloso que podría llegar a ser que nos pudiésemos adueñar de esas palabras clave en beneficio de nuestra marca.

Las keywords han evolucionado de forma que, cuando hablamos de palabras clave nos referimos a frases clave (de hasta diez palabras, tal y como permite Google actualmente). Estas palabras clave, que nos posicionan a nivel SEO y que son fundamentales en SEM, deben describir nuestro producto o servicio o bien la característica que nos distingue y por la cual queremos que nos encuentren. Una vez elegidas, debemos introducirlas en nuestro gestor de contenidos para el SEO y, del mismo modo, indicárselas a las herramientas de publicidad online como Google Adwords o Bing Ads para aparecer en las búsquedas de los usuarios.

En este punto hay que recordar que no debemos olvidarnos de las palabras negativas, es decir, aquellas con las que nunca queremos vernos relacionados, que no tienen nada que ver con nuestro negocio o que sean muy parecidas a nuestras palabras clave pero que podrían mostrarse a los clientes que busquen un producto diferente. Teniendo controladas las palabras negativas aumentaremos el CTR y disminuiremos el coste medio ya que nuestra marca o producto aparecerá donde realmente lo estén buscando.

Por el momento no nos podemos adueñar de palabras clave. Como mucho, podemos registrar nuestra marca en Google para evitar que la competencia puedan utilizar nuestra marca en su publicidad, aunque esto no impide que puedan seguir pujando por ella.

Lo que sí podemos hacer es hacer optimizaciones constantes y, sobre todo, hacer una estricta monitorización de nuestras campañas una vez lanzadas ya que nos permitirá encontrar palabras clave que agregar y negativas que encasillar.

 

Leave a Reply